Home

Conformar Sistemas Integrados de Salud Provinciales

A través de la coordinación de Sistemas Integrados de Salud Provinciales, el sistema sanitario argentino alcanzará una cobertura universal y homogénea. Es por ello que le corresponde a la Nación alentar a las provincias en la conformación de estos sistemas, asistirlas financiera y técnicamente, fortalecer su capacidad de gerenciar la autoridad sanitaria local y apoyar la concertación con las entidades prestadoras y otros actores locales, para asegurar la viabilidad política del proyecto.

En este marco, será competencia de los ministerios de salud provinciales:

  • Implementar un Programa de Atención Primaria de la Salud (A.P.S.) homogéneo y de cobertura universal.
  • Garantizar la implementación del modelo de atención definido por el Ministerio de la Nación en el territorio provincial.
  • Coordinar el funcionamiento de programas y servicios programando una oferta proactiva de servicios con base en necesidades de salud.
  • Alcanzar protecciones de salud universales, homogéneas, y de calidad.
  • Reducir inequidades en el acceso dentro del territorio provincial.

El primer paso para integrar el sistema provincial consiste en universalizar la cobertura. En cada provincia, el ministerio de salud conquistará dicha universalidad asumiendo las protecciones generales de quienes no tienen seguro de salud. En esta dirección, debe priorizarse el despliegue de un programa de A.P.S. centrado en cuidados esenciales de reconocido y evaluado impacto (como cuidados obstétricos y neonatales esenciales – CONE-, atención integral de enfermedades pediátricas – AIEPI-, etc.)

Un programa integral de A.P.S., encuadrado en los principios de Alma-Ata de “Prevención y Promoción de la Salud”, con acciones donde viven y trabajan las personas, permite asegurar que la población de mayor riesgo sea permanentemente asistida. De este modo, mediante acciones de salud realizadas casa por casa, se facilita la detección de problemas básicos para la promoción y preservación de la salud en un sector de la población que actualmente no accede a esta información y que, en consecuencia, se encuentra en situación de mayor vulnerabilidad.

El segundo paso implica promover la cooperación y no la competencia entre prestadores. La eficacia del modelo de atención propuesto descansa en una adecuada división de responsabilidades entre los servicios y en su despliegue territorial.

Finalmente, el tercer paso consiste en eliminar los subsidios cruzados en la financiación de servicios. Cuando se alcance la universalidad de la cobertura provincial y se pueda identificar quién es el asegurador de cada habitante, será posible eliminar las transferencias indirectas que se producen cada vez que un beneficiario de una obra social o un prepago utiliza un servicio público. Los gobiernos provinciales deberán instrumentar el cobro de tales prestaciones para que los recursos vuelvan a los servicios públicos.

La integración se concretará cuando se consigan coordinar, con eje en el sistema provincial, las acciones no solo de los servicios públicos, sino también de las obras sociales, el PAMI y las empresas de medicina prepaga y mutuales. Concebimos una imagen final del sistema en la que se reglamente la Ley 23661 del Sistema Nacional del Seguro de Salud, permitiendo la delegación de la administración del Seguro Nacional de Salud a las provincias y la incorporación de las mismas en la conducción del PAMI dentro de sus jurisdicciones.

En definitiva, la conformación de sistemas integrados de salud provinciales tiene por objeto integrar democráticamente a la población, y articular y organizar los recursos de prestadores, tanto estatales como privados, para que asistan a poblaciones definidas dentro del marco regulatorio común a ambos.

Insumos para el debate:

Deja un comentario