Home

Procurar una apropiada participación de los beneficiarios en el sistema de salud.

Cambiar la forma de producir salud requiere de la participación de todos los actores. Por un lado, es imprescindible consagrar la salud como prioridad pública, demandando un creciente protagonismo del Estado. Por otro lado, este no sería suficiente sin una creciente participación de las personas e instituciones intermedias en su gestión directa.

Por ello, se propone ampliar, en forma sostenida y progresiva, los espacios de participación social en salud en sus múltiples formas: a) participación comunitaria (a través de consejos locales y en los servicios), b) gestión participativa (involucrando a los trabajadores de la salud en la toma de decisiones) y c) espacios de concertación y articulación con las organizaciones intermedias.

El único antídoto eficaz para evitar la discontinuidad de las políticas públicas consiste enpermitir que los ciudadanos se involucren en las decisiones.

Insumos para el debate:

Deja un comentario