Un pensamiento en “Por qué el sistema de salud es como es

  1. El malformado sistema de servicios de salud argentino se consolidó en un breve período de 25 años. Es el que va de 1946 a 1971. Si queremos ser mas estrictos podemos reducirlo 6 años y poner el comienzo en 1952.
    Este último año marca el final de la etapa de Ramón Carrillo que, si bien renunció en 1954, ya había perdido el respaldo del presidente Perón, el que se volcó a la Fundación Eva Perón y a respaldar el avance sindical en el campo de la salud. El sistema nacional universal, igualitario, con financiamiento a partir de un impuesto a la salud en el que pensó Carrillo, quedó truncado cuando Perón dijo, en ocasión de la inauguración del Hospital Ferroviario de Buenos Aires que era muy justo que los trabajadores tuvieran sus propios hospitales sindicales para no concurrir a los hospitales públicos destinados a personas de escasos recursos. Este proceso de incremento de la participación sindical en la salud se cristalizó en 1970 con la ley 18.610. Desde entonces no hubo cambios de fondo. Hoy se estima que unos 13 millones de argentinos carecen de cobertura de obras sociales o prepagas. Son “pobres” que ya existen, que van bien de madrugada a los hospitales en busca de un turno que no siempre consiguen. Han existido muchas propuestas para incorporarlos a algún seguro de salud, sobre todo en algunas provincias, pero no han prosperado. Hoy el rumbo de la salud lo marcan los sindicatos a través de las obras sociales y las prepagas. El l ministerio de salud de la nación o los provinciales tienen una rectoría y una prestación de servicios muy debilitada. Pareciera que se ha dejado de lado la posibilidad de cambiar esta situación. Al menos no hay una política orientada a buscar caminos de consenso con participación de la ciudadanía. La salud es hoy una cuestión secundaria para los gobiernos. Otras prioridades la han desplazado. Por ello, con CUS o sin CUS, no se avizoran cambios en la atención de los pobres que no tienen cobertura.

Deja un comentario