Home

Temas en debate: mortalidad materna en América Latina

El Lic. André Médici, funcionario del Banco Mundial, transmitió al Grupo PAIS el cuadro que se adjunta más abajo sobre mortalidad materna en América Latina. Esta información motivó algunos comentarios entre sus miembros y otros opinantes, que se agregan a continuación. El tema también fue comentado en medios de prensa especializada. El Pacto PAIS se hace eco del tema, como espacio abierto de debate.  

Países de América Latina y el Caribe. Razón de Mortalidad Materna años seleccionados y variación entre 1990 y 2013.

País 1990 1995 2000 2005 2013 Variación % entre 1990 y 2013
Uruguay 42 34 35 32 14 -67
Perú 250 220 160 120 89 -64
Bolivia 510 420 330 270 200 -61
Chile 55 40 29 26 22 -60
Honduras 290 200 150 130 120 -60
Rep. Dom. 240 180 120 130 100 -57
Barbados 120 38 42 33 52 -56
Guatemala 270 220 160 140 140 -49
México 88 77 67 50 49 -45
Ecuador 160 130 120 98 87 -44
Santa Lucía 60 52 44 39 34 -44
Brasil 120 100 85 73 69 -43
Haiti 670 580 510 470 380 -43
Belice 75 35 110 79 45 -40
El Salvador 110 96 80 72 69 -39
Nicaragua 170 160 140 120 100 -38
Paraguay 130 130 120 130 110 -19
Jamaica 98 89 88 85 80 -18
Colombia 100 81 130 97 83 -17
Bahamas 43 44 44 40 37 -14
Panamá 98 91 79 83 85 -14
St.V. & Granada 48 72 75 55 45 -7
Trinidad-Tobago 89 91 59 58 84 -6
Argentina 71 60 63 70 69 -2
Costa Rica 38 45 44 46 38 -1
Guyana 210 230 240 240 250 16
Venezuela 93 98 91 94 110 16
Cuba 63 60 63 67 80 27
Total Región 140 120 110 93 88 85
 Fuente:Trends in maternal mortality 1990 to 2013, WHO, UNICEF, UNFPA, The World Bank and the United Nations Population Division estimates..

 

Nueva evidencia que muestra que mientras los vecinos avanzan en términos de salud pública, la Argentina va quedando rezagada. En 1990 Argentina tenía una Razón de mortalidad materna equivalente a la mitad de la región. Hoy es el 80%. Pasó de ocupar el 8º lugar al 10º entre los países con mejor desempeño en este indicador. En el período considerado, solamente Costa Rica obtuvo una mejora de su mortalidad materna inferior a la Argentina, pero ese país tiene hoy la mitad de razón de mortalidad materna (RMM) que Argentina.

Lic. Federico Tobar

 

El tema justifica un comentario más pormenorizado. En la comparación de los porcentajes hay que tener en cuenta el punto de partida, esto explicaría en parte la performance de Costa Rica y Argentina y —por qué no— la de Cuba, con un aumento del número de muertes anuales. Obviamente no explica la diferencia con Chile y Uruguay, donde desde el principio Argentina estaba abajo. De todas maneras el tema requiere profundizar. Lo opinión de otros interlocutores más autorizados, puede ser muy ilustrativa y necesaria. Juan Manuel Sotelo dio el pasado 28 de mayo una conferencia sobre Salud Global en la Academia Nacional de Medicina, convocada conjuntamente por PAIS y GHIO. Desde esa perspectiva, en parte novedosa podría avanzarse en una reflexión

Dr. Julio Bello

 

Sería bueno ver cómo se calculó esa razón. La tasa de mortalidad materna (TMM) se calcula dividiendo las muertes por causas maternas, sobre los nacidos vivos por 10.000 ó 100.000. Tomando los últimos datos publicados por el Ministerio de Salud (ver en estadísticas de página oficial) para 2012 (último año publicado), 3,4 por 10.000 ó 34 por 100.000, llama la atención ese 69 por 100.000. Interesaría saber cómo se calculó esa RMM. De todos modos el 34 por 100.000 es muy alto y la Argentina está lejos del 14 por 100.000, que entiendo es la meta que se fijó en las Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) para el 2015. También debe ser uno de los países que menos descendió y perdió posiciones relativas en el concierto de América Latina, al igual que la esperanza de vida al nacer (EVN) y la mortalidad infantil.

Reitero que interesa conocer cómo construyeron esa RMM. De todas formas surgen 3 consideraciones al respecto:

a)   en primer lugar si las razones de todos los países no fueron calculadas con la misma metodología, puede invalidarse el número final, pero tal vez las conclusiones en cuanto a la velocidad de disminución de la RMM materna sean las mismas; en consecuencia el problema en sí, en este caso, sería real.

b)   la segunda cuestión es por qué los números argentinos nuevamente generan desconfianza a nivel internacional, no sólo en salud; puede coincidirse en que el sistema de información pública ha caído en calidad, credibilidad y certeza en estos últimos años. El sistema estadístico de salud argentino fue uno de los mejores de América Latina con datos sumamente confiables, y no lo es más. Mucho contribuyó el cambio en el cálculo de la tasa de mortalidad infantil (TMI) que introdujo Tucumán y que la propia Dirección Estadísticas e Información de Salud (DEIS) del  Ministerio nacional, denunció en su momento. Tampoco son confiables los números del sistema de vigilancia epidemiológica, desde el momento que se muta todo el sistema a registros digitales, descartando el papel pero con muchos nodos que no informan (Provincia de Buenos Aires p. ej., durante mucho tiempo). La mayoría de estas cuestiones competen a las provincias, por lo que suman complejidad.

c)   en tercer lugar conviene destacar el trabajo que se ha desarrollado desde la Subsecretaria, que iba por el buen camino, pero como pasa también en nuestro país, lo que funciona bien suele ser cambiado. No hay continuidad en las acciones y eso es otro de los motivos por lo que los indicadores a veces no son los mejores.

Dr. Adolfo Sánchez de León

 

En lo personal, estoy muy orgulloso de mi equipo y el trabajo que hicimos para disminuir la TMM. Las cifras que muestran la tabla tienen la “corrección” de la OMS, que no compartimos en absoluto. No sólo supone que tenemos un gran sub-registro, sino que además no toma la cifra de nacimientos de la DEIS, sino proyecciones teóricas. Esta supuesta corrección también fue aplicada a otros países, que ante protestas formales fueron retiradas. También Argentina solicitó que no se aplique, y se respondió que para ello ocurra debía hacerse una evaluación que verifique si hay sub-registro. Esa evaluación está en marcha y la conducen las Lics. Élida Marconi y Ana Speranza. Como comenta Sánchez de León, nuestras cifras de 2012 muestran una disminución importante. La más alta fue 5,5 por 10.000 en 2009 —la Gripe A contribuyó significativamente a ese número— y la expectativa para 2013 es de alrededor de 2,5 por 10.000 de acuerdo a informaciones de las provincias, aún no validadas por Nación. Debe admitirse que todavía se está lejos del 1,5 por 10.000 de los ODM, pero la capacitación en Emergencia Obstétrica, la regionalización perinatal y el Plan Operativo implementado en las provincias con tasas más altas, ha mostrado muy buenos resultados.

Dr. Guillermo González Prieto

 

Para completar el debate, se debería incorporar el hecho de que la principal causa de la mortalidad materna, según el Observatorio de Salud Reproductiva, es el aborto inseguro. Según la investigación de Pantelides, se calculan o estiman 500.000 abortos por año. Eso explica una buena parte de las muertes maternas en un país donde la gran mayoría de los partos son institucionales, pero que tiene una tasa estimada de abortos muy alta, en comparación con otros, y no sólo de la Región. Lo que sucede es que al tratarse de una práctica clandestina, a veces no se la considera cuando se analizan las cifras, pero lo clandestino no es sinónimo de inexistente. Esto coloca el problema más en el campo de la legislación y del efectivo cumplimiento de los derechos reproductivos, que en el de la atención y seguimiento del embarazo, parto y puerperio. Sin perjuicio de que haya mucho para hacer también en este campo, pero se amplía la definición del problema.

Lic. Alicia Stolkiner

 

El informe —proveniente OMS, UNICEF, el Fondo de Población de ONU (UNFPA), el Banco Mundial y la División de Población de ONU— fue comentado también por el newsletter Consultor de Salud del 4-junio-14, y destaca que 11 países —Barbados (-56%), Bolivia (-61%), Brasil (-43%), Ecuador (-44%), El Salvador (-39%), Guatemala (-49%), Haití (-43%), Honduras (-61%), Nicaragua (-38%), Perú (-64%) y República Dominicana (-57%)— han logrado avances significativos en la reducción de la mortalidad materna desde 1990. Sin embargo, ningún país de la región está en condiciones de alcanzar los ODM de disminuir un 75% la mortalidad materna para 2015. A pesar de este progreso, en 2013 alrededor de 9.300 mujeres de la Región perdieron su vida por causas relacionadas con el embazado, 7.700 menos que las 17.000 de 1990. Según Suzanne Serruya, Directora del Centro Latinoamericano de Perinatología (CLAP) de OPS/ OMS, “hemos registrado progresos salvando la vida de muchas madres en las Américas, y estamos complacidos por eso. Pero el hecho de que más de 9.000 mujeres perdieron la vida el año pasado por causas maternas, es inaceptable y significa que tenemos un reto importante para reducir esas cifras aún más”. En América Latina y el Caribe la mortalidad materna se redujo un 40% entre 1990 y 2013, poco menos que el promedio mundial (45%). Sin embargo, la RMM fue de 85 muertes por cada 100.000 nacidos vivos, que puede considerarse baja entre las regiones de países en desarrollo.

Estas observaciones permiten confirmar algo que siempre se ha afirmado, desde el punto de vista sanitario: los datos estadísticos crudos no posibilitan extraer conclusiones operativamente válidas, si no son analizados comparativamente en series históricas y entre diversos sitios geográficos. Es evidente que la Argentina ha retrocedido en la efectividad de sus acciones sanitarias, con respecto a los países de la Región durante el período analizado, sin discutir la metodología de la información, aportada en comentarios de otros colegas.

Dr. Hugo E. Arce

Deja un comentario